Fotocopias y algo más..



¡No hay fotocopias! ¿Qué hacemos?

Todos sabemos que usar una fotocopia para colorear después de una lección nos funciona a todos. Y tal vez se haya vuelto en una de nuestras actividades favoritas.
¿Razones? Bueno, básicamente solo necesitamos copias y crayones, y por unos 10 minutos (o un poquito mas) tendremos al grupo sentado, quieto y (tal vez) en silencio.

Pero no olvidemos que los niños necesitan variedad de estrategias ya que no todos los niños aprenden de la misma manera.

Los niños recuerdan un 10% de lo que oyen
Un 50% de lo que ven y oyen
Un 90% de lo que ven, oyen y hacen

Entonces pensemos en actividades que generen experiencias que los conecten directamente con la verdad bíblica que estamos enseñando. Cuando pienses actividades para la lección trata de que involucren la mayor cantidad posible de sus sentidos. De esta manera los niños refuerzan el aprendizaje y reciben la enseñanza por mas de un medio.

Aquí te dejo algunas ideas:
  • Las artes: podemos enseñar la Palabra de Dios a través de actividades artísticas a través de las cuales los niños puedan expresarse. No se trata solo de colorear un dibujo, sino de proponer actividades artísticas que estén relacionadas con la lección.
  • La música: los niños participan con gran entusiasmo en las actividades que les permiten expresarse a través del canto. Algunas actividades son cantar en grupo, ilustrar canciones, ponerle música a algún pasaje bíblico, dramatizar canciones, armar y tocar instrumentos, etc.. Lo importante es que los niños puedan expresarse libremente.
  • La dramatización: consiste en representar una historia o situación a través de personajes. Pueden participar los maestros o los niños. Esto permite que los niños ( y maestros) pongan en marcha su imaginación, viviendo el personaje a través de la identificación de sus vivencias y sentimientos. Algunas ideas son representar historias bíblicas, representar esas historias con personajes actuales, hacer pantomima, usar títeres, marionetas, etc..
  • Los juegos: los niños disfrutan los juegos. Los juegos con la Biblia son provechosos para involucrar a todos los niños de una manera grata para que descubran y apliquen verdades bíblicas. Mentalmente el niño es desafiado a pensar, recordar, y responder con el uso adecuado de los materiales propuestos. Además participar en los juegos incrementa su destreza en interaccionar en una situación grupal como respetar turnos, ser honestos, etc..
Algunas consideraciones:
Para los niños la diversión en el juego esta en el hacer, no en el resultado de ganar o perder. Prepárate para jugar varias veces al mismo juego con los niños ya que esto les da seguridad. Explica la forma del juego de manera sencilla y clara. Permíteles que jueguen una vez como practica. Ten siempre presente la edad de tus niños y las destrezas que el juego implica al momento de seleccionarlo.

  • Juegos o actividades de memorización: estas son algunas sugerencias para tener en cuenta al momento de ayudar a los niños a memorizar la Palabra de Dios.
Los niños tienen que aprender a manejar su Biblia en forma progresiva.
No se trata solo de repetir un pasaje bíblico, sino de que pueda entenderlo, comprenderlo para luego poder memorizarlo.
Que pueda explicarlo con sus propias palabras de acuerdo a su edad.
Que pueda aplicarlo. Si esto sucede nos muestra que el niño practica lo que grabo en su memoria.

  • La narración:es una de las actividades preferidas por los niños pequeños. Consiste en el relato de historias. 
Algunas consideraciones:
Conocer bien la historia para poder contarla con naturalidad.
No repetirla de memoria, ni leyendo directamente el material, sino usando nuestras propias palabras.
Usar material ilustrativo.
Dramatizar la historia para que pueda vivirla.
Variar el ritmo de la narración según lo requiera la escena.
Acorde al nivel evolutivo de los niños.
  • Preguntas y respuestas:es un método que permite la participación de los niños y se adapta a cualquier grupo. 
Hay que tener en cuenta que las preguntas
Sean adecuadas al nivel de edad de los niños
Que no incluyan la respuesta
Que impliquen una respuesta abierta, no preguntas por un “si” o “no”
Puedan ser propuestas por los propios niños.

Back to Top